La década del “remix”

Artículo aparecido en la revista  Fedeccon de Febrero del 2011. http://www.fedeccon.org

Cerramos una vertiginosa década y toca hacer balance de cómo los cambios en la sociedad, nos han afectado a los consumidores. En este artículo, voy a enumerar algunas de las características más importantes que nos ayudarán a comprender al consumidor actual.

La consolidación del consumidor individualizado.  Cambios sociales de finales de los años 60, como el inicio de la desaparición del estatismo, la pérdida de poder de los sindicatos, la pérdida de fe religiosa o el desmembramiento de las familias nucleares, más vida en el hogar, crearon una sociedad más individualista. Esta tendencia se ha afianzado en nuestro país, en los últimos años.

Por ejemplo, los hogares unipersonales pasaron de representar el 13%, al 21% en 2007, aunque con la crisis se han visto reducidos. Esta evolución, nos acerca al estilo de vida de los países Nórdicos, donde los singles superan el 35%, ¡A pesar del frío!.

Este consumidor individualizado desea diferenciarse de sus semejantes, a pesar de la uniformidad global de las modas. No quiere tener exactamente el mismo producto que su prójimo, por esto la personalización ha triunfado en esta década, donde conviven las multinacionales globalizadas, que permiten customizar sus productos, con el artesano que crea su exclusivo género.

Instrumentalidad y placer. ¿Cuál ha sido la preferencia del consumidor en esta década,? ¿Consumir productos útiles y necesarios, o consumir lo que le apetezca en cada momento? Si nos centramos en la crisis de los 3 últimos años, y en el auge las gamas más baratas, podríamos pensar que buscamos la instrumentalidad, pues el consumidor es cada vez  más planificador y racional. Por ejemplo, el 63% de los hogares planifican la compra  y el 73% compara precios para aprovechar ofertas. A pesar de esto, también podemos destacar que el 54,6% de los consumidores ahorra para lo que quiere. Esto quiere decir que podemos elegir marca blanca, buscar ropa en outles, y con lo ahorrado, comprarnos una crema facial de marca, o ser uno de los miles de consumidores que apuestan por marcas como Apple o Nespresso, que poco tienen de low cost. Teniendo en cuenta que recibimos unos 2.500 inputs comerciales al día, es muy difícil que no nos guste consumir.

Desde los años 50, en la sociedad occidental se democratizó el consumo masivo, en la última década se ha globalizado el deseo. El consumo hedonista ha superado los lindes de las fronteras y las edades. En los países emergentes crecen las clases medias, mientras que en la sociedad occidental, inmersa en la crisis del capitalismo, los niños desean productos dirigidos a los adultos y los adultos, se entretienen con videojuegos.

Bienvenidos  al “mundo Google. Otro de los hitos de esta era ha sido la consolidación de internet como protagonista en la comunicación, en las relaciones, incluso forjando identidades. La red nos comunica, nos entretiene, nos relaciona y hasta nos permite comprar.

Su hegemonía ha creado un creciente perfil de nativos digitales, que consumen y viven en la red. Nos encontramos frente a una generación que se guía por la imagen y los titulares, que disponen de toda la información que desean, pero que profundiza poco en ella. Esto se ve reflejado en un estudio del 2010, donde mostraba como los adolescentes españoles sólo leían el 20% de las páginas web que visitaban. Este nuevo perfil de consumidor, tiene gustos cambiantes e impredecibles; son caprichosos, y generalmente compran en la red y la consultan, antes de ir a las tiendas.

Esta década de contrastes nos ha dejado a un consumidor más global, pero que apuesta por el mercado local; que combina la democratización del lujo, con el auge del low cost; más homogéneo entre distintos países, pero que busca diferenciarse de sus semejantes mediante los productos de consumo; que busca el ahorro, combinado con el placer de comprar lo que le apetece… Una creciente clase media global, que convive con la mayor crisis económica del sistem a, y con 1000 millones de personas que pasan hambre en el mundo.

Vivimos en un a era de  prosumidores, adultescentes, migraciones y globalización; vertiginosa como un videoclip y cambiante como el mercado en internet. Bienvenidos a la era del “remix”. Albert Vinyals i Ros

https://psicologiadelconsumo.wordpress.com/category/ego/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s