Hiperinformació

¿Todavía no tienes la #tazaChip del Primark?

Hace 5 días que si no tienes la taza de Chip del Primark, o no has hecho un post con el hashtag #tazachip, no erTaza chip primark artículo noticia
es nadie. Es el nuevo must (¡qué rabia de concepto!) y todxs tenemos que hablar de ello, más si te dedicas a la psicología del consumo.

Podríamos explicar el fenómeno a partir de tópicos, etiquetándolo de “moda pasajera”, o diciendo:  la gente está fatal”, “esto es solo cosa de adolescentes”, “la mili tendrían que haber pasado”, o “la gente está tonta”, pero intentaré profundizar un poco sobre el fenómeno, a partir de 7 puntos clave, un clásico del lenguaje online.

  • No es un fenómeno nuevo:

Este tipo de modas tan intensas ya las hemos vivido, hace años,  en el patio de la escuela, sin necesidad de Internet: el año de las peonzas, el de los “tazos”, el de la “mano loca”, el de las “adidas superstar”, el del “blandiblu”, o el de Pokemon Go. Se trata de comportamientos de uniformidad social. Somos animales gregarios y necesitamos ser aceptados por el grupo, por lo tanto, se crean ciertas normas implícitas, que nos mueven a hacer lo que hace el resto de la gente. La mayoría empuja a la minoría que no sigue con la norma social que se ha creado, en este caso, el hecho de poseer un determinado producto. Este vídeo lo resume perfectamente: https://www.youtube.com/watch?v=CrbBXZgmfmM

  • Adolescencia:

La adolescencia reúne dos aspectos clave para que estos fenómenos se den con más fuerza: búsqueda de identidad, cada vez más a partir del consumo (sino entrar en el Instagram de cualquier adolescente) y la impulsividad. Por esta razón, gran parte de los consumidores de estos productos, son adolescentes.

  • No tener menos que tu cuñado

 

huevos_de_oro

Benito de “huevos de oro” (Bigas Luna, 1993), icono del consumo de estatus.

Hemos pasado de una sociedad de consumo en la que imperaba mostrar el mayor estatus posible, queriendo aparentar “siempre más”, a una sociedad donde impera el “no tener menos que tu vecino, o tu cuñado” (saludos a mis cuñados, a los que les tengo mucho cariño). Esta ha sido la gran “democratización del consumo”.

 

  • Factor escasez

Un factor clave en el comportamiento de compra, es uno que está relacionado con la parte más primitiva de nuestra mente, se trata de un instinto compartido con la mayoría de animales, el instinto de supervivencia. Esto está directamente relacionado con lo de “no querer tener menos que tu vecino”. Cuando percibimos que hay muy poco de algo, lo deseamos. Esta es la estrategia del mercado del lujo, con ediciones limitadas, de la venta online con tiempo limitado, o de compañías como Primark, donde quieren que se perciba que “hoy es nuestra última oportunidad de conseguirlo”. La famosa #Neofilia, no es nada más que esto, sumada a una falsa creencia de que lo nuevo, es siempre mejor.

  • Internet lo magnifica todo

La inmediatez aportada por la red y requerida a los medios, hace que ciertos fenómenos no lleguen a digerirse y que simplemente a partir de un vídeo de youtube de un grupo de jóvenes arrasando con el producto, se generen multitud de noticias sobre el fenómeno, con titulares hablando sobre la “locura” desatada por estas tazas, o destacando como está arrasando en Wallapop. Ojo, que si entráis en Wallapop y contáis los anuncios reales con la taza, al menos esta tarde (jueves 1 de junio), solo había 72 tazas del primark. Curiosamente, se anuncian más “calcetines Nike” en Wallapop, que tazas de Chip, entre otros miles de productos de esta app.

  • Marketing, marketing, marketing…

Evidentemente, esto ha supuesto una gran campaña de marketing. Probablemente, no orquestrada por la compañía, pero que si se gestiona bien, puede suponer un buen incremento de beneficios. Que algunos consumidores estuviesen hablando de la posible fecha de salida del producto, antes de que llegase a tiendas, puede ayudar a la compañía a montar un buen “espectáculo marketiniano”. Esto sumado a un precio especialmente bajo, hace del producto, un buen gancho para comprar mucho más, o al menos, para que se hable de la compañía.

  • La “gente está cada día peor”.

Este es el comentario de mi abuela de 95 años cuando le he explicado la noticia. Un buen resumen.

Postureo 1998.

No eran ni las 9 de la mañana y ya recibí la primera fotografía de una compañera. La chica que se sentaba a mi lado, me hizo llegar una auto-foto de Clara, esa chica que cuida tanto su imagen, que tal como apuntaba en el reverso de la foto es de Manresa y le gusta “la playa, la moda y estar con los suyos”. La fotografía no ofrecía una gran composición artística, pero había contrastado mucho los colores al revelarla, por lo que se acentuaba el brillo de sus ojos. Aparecía Clara en primer plano, en lo que parecía ser un lavabo, apretando los labios, con una actitud risueña y seductora.

Sonreí tímidamente, busqué a Clara entre el alumnado. Se sentaba a cinco filas de la mía, cruzamos las miradas mirada y le envié un beso, que Clara respondió con otro. El profesor se percató, pero al ser una situación tan habitual en sus clases, hizo ver que no se daba cuenta. La misma fotografía fue dando vueltas de mano en mano, con reacciones parecidas. Besos al aire, señales de ok con el pulgar hacia arriba, Rocío imitó a una flamenquera haciendo el gesto de desenroscar una bombilla y un chico que no sé como se llama, se limitó a mostrarle los dientes, suponiendo que eso era una sonrisa. Clara se encargaba de devolver los gestos lanzando besos a toda la clase. Incluso nueve de sus amigas y Joel, que estaba enamorado de ella, le enviaron notitas a escondidas, que iban corriendo de mano en mano. La mayoría decían “guapa” o “guapaaaa” exaltando su belleza con 3 o 4 letras “a”. El súmmum de tal admiración, llegó con una nota de Vane en la que se añadían 9 “a” al “guapa” y el dibujo de tres corazones. Otras notas destacaban sus sentimientos hacia Clara en forma de un “te quiero” plasmado en distintos formatos: acrónimos con un ágil “TQ” o “TQM”, simbólicamente, dibujando un gran corazón, o incluso enfatizando todo el amor que sentían en ese momento concreto hacia Clara, con un “te quierooooooooooo!”, con 11 “o”. Joel quiso ser más cercano con un “cada día estás más guapa”, acompañado de un dibujo de una sonrisa y un sol.

Captura de pantalla 2017-04-06 a las 12.01.10

 

Clara dejó de atender al profesor para concentrarse en gestionar todos los mensajes, escribiendo notas compulsivamente. Como que la clase le interesaba, se limitó a dos escuetas versiones. Una con un “gracias”, seguido de un dibujo de un corazón y otras con un “yo también guapi”, con el mismo corazón. Cuando se disponía a repartir los mensajes, entró en un dilema. Sabía que Joel estaba loquito de amor por ella, pero ella solo tenía ojos por Pablo, un chico con el que cada vez que se cruzaban, se le disparaba el corazón. No contestar a Joel, sería hacerle un feo, así que se limitó a un “gracias” seguido de un dibujo de una cara sonriente, no fuese a confundir su habitual corazón, con una muestra de amor. “¿Qué hago con Pablo?”, se preguntaba. Resulta que Pablo únicamente le mandó una señal de “Ok” con el pulgar hacia arriba al recibir la foto. No recibió ninguna nota, ni un simple dibujo… Y eso que esa mañana, de camino a la facultad, cuando Pablo iba mostrando a quien se le cruzaba, una foto suya en el gimnasio mostrando su trabajadas abdominales, ella le envío un beso y le dio una nota en la que decía “guapooooo, no veas, fiuuuu!”. Creía que resaltar las 4 “u” del fiu, era suficiente para evidenciar su atracción. Solo recibió un triste dibujo de una sonrisa. No se rindió y le dio otra nota con un dibujo de un Koala haciendo pesas, el cual era suficientemente gracioso, como para haber recibido una respuesta más elaborada que un gélido guiño con el ojo. Al recordar toda la escena, Clara tomó una determinación: no se dejaría llevar por los mitos del amor romántico, no iba a ir detrás del típico chulo de gimnasio, así que se limitó a devolver el “ok” recibido por su auto-foto, con otro anodino “ok”. Decidió pasar de Pablo. Seguidamente, repartió las notas de agradecimiento entre los pertinentes destinatarios y se centró en compaginar la atención a una clase, que parecía interesante, con la gestión de nuevas imágenes y notas que iba recibiendo.

La explicación del profesor transcurría, mientras en un segundo plano, decenas de notas corrían bajo las mesas, sigilosamente de mano en mano. Paralelamente a la fotografía de Clara, corrió una nota de Sergio, un chico muy gracioso que decía “odio los lunes” junto a una fotografía de un bebé muy enfadado, se enviaron auto-fotos de Juan, de dos chicos que no sé quienes son y de tres chicas más, que una creo que era Anna. Dos personas compartieron un foto-montaje que resaltaba lo estúpido que es el presidente del Gobierno, otro un escudo del Barça, Ahmed repartió un pequeño álbum, con 75 fotografías junto a su pareja, donde repasaba su domingo en la playa de Montgat y un chico con no sé quien es, repartió una recopilación de las fotos de los mejores momentos de una fiesta que se había pegado el sábado, que supongo que por su embriaguez, estaban movidas y mal enfocadas. También seguía dando vueltas una fotografía de una motocicleta, compartida por Santi, un chico de unos veinte-largos años de Blanes. Diría que es la misma fotografía que Santi repartió hace solo dos días y si no lo es, se le parece, porque Santi es un pesado con las motos. Siempre reparte recortes de revistas de motos, o fotografías de motos que ve por la calle, o el montado en motos, o motoristas con motos, o motos con motos… que creo no le interesan a nadie, excepto a su amigo Juan, que siempre se limita a un “¡mola!” y le devuelve más fotos de motos.

Captura de pantalla 2017-04-06 a las 12.06.42

En ese momento de auge de mensajes subterráneos, Fran, el profesor, interrumpe su explicación para poner un vídeo que ilustra con imágenes su exposición sobre el sistema límbico cerebral. Una vez el vídeo está en marcha, aprovecha para salir un momento de clase. Solo tiene dos minutos, que es lo que dura el vídeo, así que apresura el paso hacia su departamento. A los 50 segundos, cuando pensaba que tendría que volver sin haber cumplido su misión, se encuentra con Joan, un becario del departamento. Sopla aliviado y le da una nota para hacérsela llegar al máximo número de personas posibles. El profesor vuelve apresurado a clase. El becario sigue su camino, abriendo con curiosidad la nota. En ella aparece la fotografía en blanco y negro de un bebé enfadado con un texto que anuncia “odio los lunes”.

Bye Bauman

“Ésa es la materia de la que están hechos los sueños y los cuentos de hadas de una sociedad de consumidores: transformarse en un producto deseable y deseado”. Zygmunt Bauman (1925-2017).

Ayer será el día recordado como el día en que CR7 ganó el The best de la FIFA (inmerecidísimamente), o por ser el día que se anunció que Terelu Campos entraría en GH Vip durante unos días, a hacer de cocinera, tristemente para la gran mayoría la pérdida de Bauman, pasará totalmente desapercibida. Lo triste no es por la pérdida, que a su edad, no es una sorpresa, sino por la poca repercusión que tienen los pensadores y pensadoras en nuestros medios y lo poco que cala su discurso.

Alguien sabía que el día que nos dejó Antonio Puerta, el defensa del Sevilla, también murió Francisco Umbral? Evidentemente, es más noticia que muera una persona de 23 años que una de 74, pero diríamos que la trayectoria fue bastante desigual. Puerta era unel-roto-pensamiento-unico buen defensa, pero no escribió 135.000 artículos, ni publicó más de 100 libros. El año en que murieron, al preguntarles a mis alumnos universitarios por las dos personas, la totalidad de la clase me podían decir algo sobre Puerta, mientras que de Umbral, únicamente (a dos o tres) les sonaba el “¡¡he venido a hablar de mi libro!!”.

 

En fin, que es interesante leer un poco más a gente como Bauman, Chomsky, Lipovetsky… para desarrollar el pensamiento crítico y pensar que hay mucho mundo más allá del pensamiento único de los mass media.

Cruda entrevista en Playground magazine

Cruda por las reflexiones y su contenido. El post que he creado a partir de esta excelente entrevista, será estilo Playground, expertos en viralizar titulares y expandir contenidos. ¡Se ha compartido más de 20.000 veces! Comparto sus frases destacadas, que sin matizar ni profundizar alguna puede parecer una barbaridad, pero seguro que os apetece leerla entera:

“Si no compras, no amas”

Albert Vinyals Playground

“En los escáneres cerebrales se ve que el pico de placer se da justamente antes de pagar”

Una caja registradora es más determinante que una urna

“Si nuestra felicidad se basa en el consumo, es imposible alcanzarla. Siempre vamos a necesitar más”

“Haber crecido en la sociedad de consumo te hace bilingüe o trilingüe. Además de la lengua materna, hablamos el lenguaje del consumo”

“Si consumimos a quienes contaminan y explotan a sus trabajadores, tendremos un futuro contaminado y con explotación laboral”

Low cost, high trash

Gracias Alba y al equipo, ¡muy buen trabajo! ENLACE A LA ENTREVISTA

 

La neofilia, más allá del iPhone.

 

Estos días se está escribiendo mucho sobre el lanzamiento del nuevo gadget de Apple, con la publicidad directa o indirecta que esto implica y con el reto que supone para los periodistas: tratar un tema que “reaparece” periódicamente, pero intentando aportar nuevos enfoques.

El último término en salir a escena ha sido la neofilia, o el supuesto síndrome que sufren quienes siempre buscan las últimas novedades. El neologismo pese a originarse en el ámbito literario, ha sido usado para referirse a tendencias de consumo, a patrones de personalidad, estilos de vida e incluso, para definir a quienes les gusta probar nuevos alimentos. En realidad, en psicología (más…)

Cumplir años en la mundo de las pantallas

Hoy es mi cumpleaños y en apenas dos horas que llevo despierto, me he propuesto contabilizar las felicitaciones acumuladas: una persona cara a cara (aún no he salido a la calle), 2 llamadas telefónicas, 1 mensaje en Linkedin (!), 1 e-mails, 2 mensajes directos en Whatsapp, 33 mensajes en mi muro de Facebook y 37 mensajes en grupos de Whatsapp, y aún no son las 11 de la mañana.

Captura de pantalla 2015-03-13 a las 11.28.17

Para ser en la era digital, quizá la media es correcta; bueno, me faltan en el blog y en Twitter. Además, necesitaría una app, para hacer la media con mis amigos, o ver la evolución de cada año, para saber si esto son buenos datos. Y esto me lleva a dos reflexiones.

  • Internet nos permite hablar mucho, aunque no tengamos nada que decirnos.
  • Gracias a los que hayan escrito de corazón, aunque es difícil hacerlo en un medio público como un frío muro de Facebook, o un grupo de Whatsapp, dónde mezclas un “Felicitaaatsssss”, con un chiste sobre Ylenia.

Si España es el país con más Smartphones de Europa, no es por nuestra descomunal riqueza, ni por nuestros avanzados conocimientos tecnológicos. Es simplemente porque la herencia católica, nos ha llevado a ser un país profundamente gregario. Nos encanta hablar. Lo que tengo y cómo me muestro es la base de mi identidad y nuestro mayor miedo es quedarnos fuera del grupo.El roto tecnología

Cuando esto lo llevábamos a las calles, era entretenido: un país con mucha fiesta, correteos de bar en bar, sobremesas infinitas, vecinas hablando a las puertas de las casas… Pero al trasladarlo al mundo de las pantallas nos ha enmudecido y si no, viajen en metro y lo comprobarán. Somos el país del mundo con un uso más intensivo de Whatsapp, los adolescentes (y muchos adultos) se preocupan más por su imagen digital que por la real (si es que existe diferencia) y cuando es el cumpleaños de uno de tus 499 amigos de Facebook, con quien como mucho le dirías un “adéu” al cruzártelo, le escribas un “felicidades crack”.

 

Pero lo más triste es el “Felicitatssssss”, con 3 emoticonos de cara con corazones en los ojos, 2 flamenqueras, 6 de piñatas y 1 gato que se les ha colado”, de alguien cercano en un grupo de Whatsapp, lejano. Ese texto que escribes con pereza, intentando quedar El roto Internet Whatsappbien, mostrando muy buen rollo (recuerden las piñatas y las flamenqueras), pero que te roba 18 preciosos segundos.

Internet enfría las relaciones humanas y las cubre de una capa de superficialidad, que sirve para cumplir con los patrones sociales, pero sin ahondar en las relaciones. Relaciones basadas en la inmediatez y lo efímero.

 

 

Por lo tanto, gracias a quienes me habéis felicitado porqué lo sentíais y sobretodo a quienes han gastado 1 minuto en intentar mantener una breve conversación, aunque sea cargada de emoticonos. A l@s otr@s, ahorraros los 18 segundos de poner un “felicidadessss”.

Graciessssss ❤ ❤ ;*

Entrevista sobre smartshopping online (revista sonitrón, Mayo 2014)

1 sonitrón 403. Entrevista pag 28  Pág 2

2 sonitrón 403. Entrevista pag 28

El consumidor y la hiperinformacion

La sociedad de consumo ha cambiado enormemente a lo largo de los últimos 40 años. El inicio de este cambio lo encontramos a finales de la década de los años 60 con cuatro hechos que nos ayudarán a comprender la actual sociedad de la información. Por un lado empezó la revolución de las tecnologías de la información, también encontramos la crisis económica de mediados de los años 70, que hizo replantear el modelo de con- sumo y conllevó la fuerte crisis del estatismo, y que terminó con la disolución de la URSS y la consolidación, prácticamente global, del capitalismo como sistema económico.

A nivel cultural se produce además el florecimiento de nuevos movimientos sociales (con el Mayo del 68, como inicio de ellos) y que, pese a no cristalizar en el conjunto de la población, inician un cambio de valores que desatan al individuo de numerosos corsés sociales tales como la religión o el patriarcado, y que a día de hoy nos han llevado a un mayor individualismo y a un fuerte relativismo en cuanto al sistema de valores establecido hasta la fecha.

El siguiente gran acontecimiento fue la popularización de Internet. Tal como preconizaba finales de la década de los 90 Manuel Castells en su trilogía La sociedad de la información, Internet es clave para comprender nuestra sociedad globalizada, donde la innovación (que aporta una mayor productividad) y la flexibilidad (que aumenta la competitividad) de los Estados y empresas son claves imprescindibles para sobrevivir a esta nueva era del capitalismo. Debido a la expansión de la red, la sociedad de la in- formación se vuelve cada vez más compleja y cambiante, con más agentes implicados, e implicando un mayor flujo de información. Por eso, la hemos denominado “sociedad de la híper-información”. Esta híper-información queda patente en datos como que actualmente en solo dos días, se genera la misma cantidad de información que desde el nacimiento de la escritura hasta 2003 (cinco millones de megabytes), como apunta David Ugarte en El poder de las redes.

psicologiadelconsumo el roto internet

el roto

Internet ha acelerado los cambios en nuestra frenética sociedad del consumo, don- de términos como infoxicación, Twitter, nativos digitales, smartphones, 2.0. o redes sociales, aparecen y desaparecen a toda velocidad de nuestro vocabulario, y nos transforman no solo como a consumidores, sino también como ciudadanos. La sociedad nos construye, al mismo tiempo que la vamos construyendo.

“El consumidor reconoce más de 5.000 marcas, y sus productos derivados. Los lingüistas están de acuerdo en que podemos hablar un idioma extranjero conociendo un mínimo de 5.000 a 6.000 palabras. En consecuencia, además de la lengua materna, todos hablamos otro idioma: el lenguaje de las marcas.”(Blogger anónimo)

¿Cómo se consume actualmente?

El relativismo en cuanto a los valores, propio de la sociedad posmoderna, se re- fleja en los comportamientos del consumidor, cada vez son mucho más impredecibles. Hasta hace poco las empresas dedicadas a la investigación de mercado, se dedicaban a tipificar a los consumidores: “los pasivos”, “los que están de paseo por la crisis”, “los ahogados por la crisis”… Actualmente, deberían clasificarnos por momentos de consumo si quieren predecir nuestro comportamiento. Un mismo consumidor puede ahorrar con la elección de productos marca blanca, pero con este ahorro costear su crema hidratante de marca favorita, elegir un Macintosh al cambiarse de ordenador, regalar una cafetera Nespresso, o no poder vivir sin una conexión a Internet en su Smartphone.

Todo esto reafirma que el consumidor actual sigue siendo consumista, a pesar del alto porcentaje de ciudadanos que se encuentran ahogados por la crisis. De hecho, a día de hoy el consumo cada vez tiene un papel más central en nuestra identidad, por lo tanto, pese a las dificultades económicas y a ciertos cambios en los hábitos de consumo, queremos disfrutar del acto de compra. El “ser”, pasa por el “tener” y el “experimentar”.

“El sujeto posmoderno vive fragmentado entre decenas de obligaciones diferentes que configuran tantas identidades diferentes. No hay posibilidad de proyecto de vida y la sensación de carencia de control sobre la propia vida se acentúa. Los procesos sociales se escapan a su voluntad y control, de forma que la vida privada y el centrarse en su propio cuerpo acostumbran a ser un refugio ideal. El trabajo, vulnerable y cambiando por la exigencia de flexibilidad, ya no puede ser el eje central que configura la propia identidad, sobre todo la masculina, y el consumo pasa a ser este eje central. Todo esto requiere una gestión profesionalizada de si mismo (del uso del tiempo y del propio cuerpo) y, por lo tanto, el presente se configura como el único tiempo posible del sujeto. La deseada unicidad individual pasa por el consumo y no por el trabajo, o la construcción del propio carácter, de forma que se valora la diferencia por encima de la uniformidad o igualdad, moderna”. (Castany, B. “Contrapunt modernitat-postmodernitat”, en diversos autores, “Postmodernitat”. Barcelona, Liceu Joan Maragall-La Busca, 1998).

Este consumismo nos lleva a una de las principales características del consumidor actual: el hedonismo. Consumimos buscando el placer en los “paquetes de significa- dos” aportados por las marcas: unas nos prometen un olor que nos hace irresistibles, otras hablan del placer de conducir, otras nos dicen que “nada es imposible”… Este consumo simbólico nos llena de razones para consumir más de lo que necesitamos; las marcas nos aportan identidad, hablan de quién somos, nos permiten relacionarnos, convirtiéndose en una forma de comunicación. Esta relación del consumo con la identidad, tiene en Internet, un medio perfecto para su propagación. Desde la creación de avatares en páginas como Second life, a la popularización de otras redes sociales como Facebook, que según ONTSI, España es el tercer país del mundo con más usuarios más activos. internet el roto

El consumo hedónico y narcisista, ha hecho que tome una mayor importancia la industria dedicada al ocio y la cultura. Analizando la distribución del gasto de los españoles en los últimos 50 años, vemos como en 1958 la cultura y el ocio suponían el 4,2% de nuestro gasto, frente al 16,5% que suponía en 2008. La búsqueda constante del placer, sumada a la revalorización del tiempo de ocio (cada vez nos llena menos el trabajo) nos convierte en consumidores cada vez más infantilizados, con la adolescencia como edad insignia de nuestra era. Internet se mueve por mensajes cortos, donde impera la imagen y el titular. Y las empresas, por su parte, también se encargan de producir productos culturales cada vez más infantilizados y que inviten poco a la reflexión profunda.

Albert Vinyals. 8-1-14 

El enlace al artículo: http://sweetpress.com/publicaciones/impulso/noticias-detalle/el-consumidor-y-la-hiperinformacion/

Consum crític a la TV

En aquests temps on es multipliquen les veus crítiques en tots els mitjans, el consum no se n’escapa. En les últimes setmanes a la TV, hem tingut dos interessants programes que analitzen el nostre consum. Per una banda el programa Salvados (la Sexta), de l’incissiu Jordi Évole va fer un especial sobre el consumidor titulat “El cliente perfecto”. On s’explicava la facilitat amb que es manipula i les poques possibilitats de solventar queixes contra grans companyies, que té el client espanyol.

També TV3 ha parlat sobre el consum, però ho ha fet amb una sèrie de 10 programes; el lletra petita. Uns programes conduits per la Lídia Heredia, on amb una acurada posta en escena repassen aspectes del nostre sistema de consumim com la roba, alimentació, com ens comuniquem, etc.

Más conectados (aún)

Algunos de los datos más relevantes del informe de la fundación Telefónica (2012), presentado a principios de 2013.

– 67% de usuarios de Internet  buscan información sobre productos.
– 27 compradors online para 100 habitantes.
– 96,2% jóvenes son internautas. 25,4% están 24 h. conectados.
– España primer país con Smartphones de la UE: 63,2% de los móviles.
– Las conexiones desde el móvil han crecido un 300% y las apps un 150%

* Afortunadamente, 91% de la población cree que la mejor forma de comunicación es cara a cara.

(Informe telefónica 2012).