psicologia del consumo

Las adidas de Son Goku

Comparto el artículo aparecido en La Vanguardia el pasado 18-11-18

Tengo un grupo de Whatsapp de discusión política. Es una escisión de un grupo de amigos de la universidad que cansados de peleas ideológicas mientras hablábamos de otros temas, creamos un subgrupo donde discutir de política, sin filtros ni censuras. Esto por si solo daría para artículo, pero quiero hablar de un echo que hoy ha sucedido en este grupo y que me da para analizar mi generación y las posteriores.

Estábamos analizando una disputa que ha habido hoy en una comisión parlamentaria y yo he dicho que parecía una lucha entre Freezer y Vegeta (de Dragon Ball), a lo que un participante del grupo ha apuntado que sí y ha añadido que ha salido una colección de Adidas de Dragon Ball. Ha enviado una foto y hemos acabando opinado sobre si preferíamos el modelo de Goku, el de Freezer, o el de Vegeta. Estas conversaciones son habituales en nuestra generación, pero serían impensables años atrás, sobretodo si apuntamos que la media de edad de los miembros de este grupo se acerca a los 40 años.

adidas dragon ball adulteen

Somos los hijos (o nietos) de la cultura pop, criados con cómics, héroes de plástico, videojuegos y horas de televisión infantil en nuestras retinas. Somos de las primeras generaciones que vivieron plenamente la adolescencia, un concepto aparecido en los años cincuenta, pero perfeccionado y expandido con los años. Muchos de estos jóvenes nacidos a partir de los ochenta, no empezaron a trabajar hasta pasados los 18 años y solo en trabajos esporádicos de veranos o de fin de semana, ya que cada vez se alargaba más el periodo de estudio, con la consecuente dependencia económica con los padres. Actualmente, el 37% de jóvenes de entre 25 y 35 años tiene título universitario.  Somos la generación que ha tenido más tiempo libre y sobretodo los que cada vez han vivido su tiempo rodeados de jóvenes, a diferencia de las anteriores generaciones, en que los adolescentes vivían en un entorno adulto, debido a sus obligaciones laborales. Desde el marketing, se nos considera adultescentes o adulteens: personas en edad adulta, con estilo de vida adolescente.

"Adultescentes" jugando a Rol en vivo

“Adultescentes” jugando a Rol en vivo

Las personas nacidas a partir de los años 1980 son una generación que vive en un presente continuo, ya que tienen un futuro cada vez más incierto, volátil y cambiante y que el pasado caducan inmediatamente, obligándonos a actualizarnos continuamente. El único patrimonio común que se mantiene estable es nuestra infancia y adolescencia y esto lo sabe la sociedad de consumo. Por esto es tan habitual encontrar revivals, secuelas y readaptaciones de los productos culturales de nuestra infancia. Miro la cartelera de cine y de las 15 primeras películas que aparecen, unos años atrás 6 serían consideradas para público infantil y 4 son cine de acción para un público adolescente. Lo más curioso es que la que ha recibido más buenas críticases “Los increíbles 2”, que 30 años atrás sería impensable dirigirla a adultos.  ¿Os imagináis a Humphrey Bogart con 40 años, disfrutando de Shrek, a Fernando Fernán Gómez de joven con unas Adidas de Son Goku o a Clark Gable desayunando con su taza (perdón, Mug) de Star Wars?

humphrey bogart

Humphrey Bogart en edad de ser adulteen, sin ser nada adulteen.

En la era de la seducción generalizada, el principal objetivo de la sociedad de consumo es expandirse y volverse más deseable. Por esto se ha infantilizado al consumidor, que ahora vive en una adolescencia continua, donde muchas veces suple la precariedad laboral, o la incertidumbre vital, con productos hedonistas que le hagan disfrutar y evadirse. Las marcas tienen clara una cosa: ganar lo máximo posible. Por esto, siempre preferirán a un adolescente de 40 años, a uno de 18.

MESSI contra CRUP

impactando en muchas tiendas físicas, pensadas como un simple almacén donde comprar cosas. El comercio on-line cumple perfectamente con unos de los principales motivadores de los consumidores: los CRUP: Comodidad, Rapidez, Utilidad y Precio. Comprar online es Cómodo, lo solemos hacer desde el sofá. Es Rápido, al menos la compra en sí. Es Útil ya que hay de todo y cubre la principal necesidad en la sociedad de consumo: el tiempo. Y tiene en el Precio su principal baza, al no pagar locales, ni a tanto personal. Por esto, se expande tan rápido, llegando a hacer que en Estados Unidos cierren hasta centros comerciales. Entonces, ¿Nos encaminamos hacia un mundo sin comercio de calle?

 

Abandoned mall centro comercial abandonadoEl comercio físico está muy vivo. Lo constatan las colas que había esta navidad en un centro comercial para visitar la noria de una juguetería, o el éxito de pequeños comercios que hacen talleres, que innovan, que conocen a los clientes por su nombre, que sorprenden, que creen en lo artesano, o en la híper-especialización y te saludan con un “buenos días”, sincero. Desaparecerá el comercio que sea un simple almacén, pero el que genera vida, tiene un largo recorrido. Lo constatan estudios, como el realizado por ESCODI para el Rec Stores de Igualada, el evento de tiendas efímeras, cuando al preguntar a sus clientes “qué le añadirían al evento”, la principal respuesta fue “más actividades”, en lugar de pedir “más ofertas”, o “más marcas”. La gente se quiere divertir al comprar.

 

Así, frente al CRUP, o en paralelo, encontramos otros factores que hacen atractiva una tienda. Se trata del acrónimo MESSI: Mostrar, Emocionar, Solucionar, Simplificar e Impactar. Una estrategia cuyo nombre, ya augura éxito. Así, un buen comercio debe saber Mostrar en qué puede beneficiar al cliente y que esto tenga la máxima visibilidad en todo lo que hace, aportando un posicionamiento único. También debe Emocionar, ya que sin emoción no hay acción: ya sea explicando historias (storytelling), haciendo que sucedan cosas en sus tiendas (marketing experiencial), o simplemente, ofrececiendo una experiencia agradable al comprar. Las ofertas comerciales deben aportar Soluciones al cliente, siempre partiendo de deseos y necesidades no resueltas. Por ejemplo, una tienda donde un adulto, pueda encontrar un regalo para un adolescente, o propuestas para el día del padre, que realmente hagan ilusión. Para conseguirlo, debe Simplificar los mensajes: mostrar solo lo esencial , lo que defina la esencia del negocio, que son los beneficios para el cliente. Finalmente, para ser recordado, debe Impactar. Nos gustan las cosas distintas, sorprendentes, que nos seduzcan, nos diviertan, incluso con un punto de misterio, ya que somos consumidores de improbabilidades en un mundo cada vez más homogéneo y globalizado.

Abandoned mallEstas estrategias son experiencias de compra que una pantalla, aún, no puede ofrecer. Así que ni ha llegado el apocalipsis del retail, ni el e-commerce es el enemigo a batir, sino que puede ser el aliado. Simplemente, debemos formarnos para saber como combinarlos (estrategias omnicanal) y saber posicionar cada oferta comercial adecuadamente, para disfrutar del placer de ayudar a comprar mejor, ya sea en la calle, o desde el sofá.

 

Artículo publicado en La Vanguardia el 11-3-18. Albert Vinyals Ros,ccu ESCODI.

Resumen de mi tesis sobre “el consumidor consciente”

Hace tiempo que me piden una forma “fácil” de leer mi tesis doctoral, ya que poca gente tiene tiempo de leer las 650 páginas de dicha investigación. Adjunto una presentación, que es la que usé para defenderla:

 

La tesis que fue puntuada con un cum laude, se titula “el consumidor consciente. Análisis de los factores psicosociales implicados en el consumo sostenible, a partir del estudio de miembros de cooperativas de consumo agro-ecológico” y en ella quería saber qué factores nos llevan a comprar productos ecológicos. Por esta razón, decidí entrevistar a algunos de los principales expert@s sobre el tema del país, así como estudiar a consumidores que eran militantes en el consumo ecológico y compararlos con otros perfiles de consumidores.

El resumen es que uno de los principales factores son los valores de estas personas, ya que es en lo que más se diferenciaban.

La tesis podéis encontrarla en:

Dialnet: https://dialnet.unirioja.es/servlet/tesis?codigo=56049

En tesis en red: http://www.tesisenred.net/bitstream/handle/10803/393998/avir1de3.pdf?sequence=1&isAllowed=y

En TDX: http://www.tdx.cat/handle/10803/393998

 

 

 

Sexisme i consum

Podcast sobre la participació a l’Estat de Gràcia de Catalunya Radio parlant sobre gènere i consum.
“La societat és sexista,
La societat, és una societat de consum,
Per tant, el consum és sexista.”
Per aprofundir més en el tema, comparteixo dos articles, un meu i un del meu company d’assignatura al màster de marketing de la UAB, el Dr en sociologia, Vicent Borrás:
La harley de Barbie:
Las desigualdades del consumo, a través del género. Vicent Borrás

Cinco cambios que han revolucionado el consumo

Adjunto una entrevista que me han hecho en “puericultura market” una revista de productos especializados en productos para bebés. El titular queda bien para leer, pero no creo mucho en estas listas, sobretodo porque las revoluciones son multifactoriales.

Adjunto los 5 factores destacados en el sector juguete, un sector donde la ética debería ser el principal motor, ya que los niños poco entienden de intencionalidad de los anuncios y mucho de deseos impulsivos.

Enlace: http://www.puericulturamarket.com/analisis/20170825/cinco-cambios-han-revolucionado-consumo.aspx

  • Turbo consumidor VS. Consumidor consciente
    El turbo-consumidor “es este consumidor que va a consumir lo máximo, que busca ganar dinero para gastar y que define su identidad en base a lo que consume”. Sin embargo, con la crisis, se ha adaptado buscando el ahorro, pero para seguir consumiendo igual. Por ello, hablamos de un consumidor que, tras la crisis, “se puede pasar todo el día mirando productos y es más infiel a las marcas, porque analiza más”.  turboconsumidor homo consumensAsimismo, en estos momentos, esta manera de ver el consumo convive con lo que se llama un “consumo más consciente”. Es decir, un conjunto de ciudadanos que no ven el consumo como la principal fuente de felicidad, e intentan gastar menos y reciclar.
  • En busca de la transparencia
    El uso directo del cliente de las nuevas plataformas y las nuevas maneras de comunicarnos han producido una relación más abierta con las marcas, lo que las ha obligado a ser más transparentes y con una comunicación más directa. Por otro lado, en cuanto al consumo más consciente, “los consumidores no se creen a las marcas y muchas veces entienden sus mensajes como un lavado de cara”. Por ende, se acaba pidiendo a las marcas, ante todo, honestidad y que lo que explican sea transparente.
  • Comparar más, en especial en el sector infantil
    En un sector como el del juguete, “valoramos y buscamos factores como la seguridad, y ello puede influenciar en que podemos llegar a ser más fieles a marcas clásicas”. Aunque, sin lugar a dudas, ello puede cambiar ya que “después también se puede traducir en la parte de que comparamos muchísimo más gracias al mundo online”. Además, el del juguete es un sector en el que las tendencias internacionales también influyen mucho, estando también muy relacionado con los cambios sociales.
  • Sesgos generacionales.
    Generation Y, generación y

    Generación Y

    Un gran cambio que hay que tener en cuenta, también, es que los niños que nacen son totalmente digitales. De esta manera, “pasamos de la sociedad de la tradición, donde siempre la gente mayor enseñaba a los más jóvenes, a una sociedad que, por primera vez, el niño puede saber cosas que el abuelo no sabía; y que no se lo han explicado en el colegio, por el tema de la tecnología”. Así, hay que tener en cuenta este sesgo generacional, donde el niño igual está pensando en un juguete específico, pero muy distinto del que están pensando otras generaciones.

  • Las marcas, donde los niños quieran que estén
    “Los niños no entienden qué es una marca”, detalla Vinyals. Y es que los más pequeños no suelen entender la intencionalidad de la comunicación: “Ellos ven un vídeo muy bonito, sin saber que el objetivo es vender”. Así al final, no va a quedar demasiado claro si sus demandas van tanto hacia la marca, o hacia el juguete en sí. Sin embargo, lo que es seguro, es que éstos demandarán cubrir las necesidades que tengan en ese momento. En todo caso, las nuevas generaciones de niños querrán que las marcas estén justo donde ellos vayan a buscar la información, “y en el mundo que ellos están acostumbrados a ver: tabletas, móviles y nuevas plataformas”.

 

 

 

 

El precio justo

“¡A jugaaaaaar!” Y Joaquín Prat movía su mano haciendo la ola, movimiento que todos imitábamos. Este es uno de los recuerdos de la televisión de mi infancia.

A jugar Matias Prats

Años después, hago jugar a “El precio justo” a mis alumnos, para que se den cuenta que como consumidores somos muy torpes calculando el precio exacto de productos que adquirimos habitualmente. Es más, el valor del dinero viene dado principalmente por su significación social.

 

Bruner y Goodman, en 1947 llevaron a cabo un conocido experimento, que ayuda a entender los factores sociales influyentes en la percepción. Les pedían a niños de familias con escasos recursos económicos y a otros de familias ricas, que proyectasen el tamaño de una esfera que equivaliese a monedas de 1, 5, 25 y 50 centavos de Dólar. Los resultados mostraban como los niños con menor poder adquisitivo, sobreestimaban el tamaño de las monedas de mayor valor, mientras que los ricos se las imaginaban

Captura de pantalla 2017-06-14 a las 12.42.12más pequeñas, o del tamaño real. Esto nos sucede a muchos de los que vivimos la infancia con pesetas y recordamos las “gigantes” monedas de 500 pesetas, o el mega-billete de 10.000 pesetas, que “solo” equivale a tres billetitos de 20 €. Pues algo parecido sucede con el valor de ciertos productos, que cuando son marcas muy reconocidas (que invierten mucho en publicidad basada en el “branding”, creando marca), o se venden en un ambiente que denota lujo, o que simplemente usan un packaging cuidado, por ejemplo, combinando colores negro y dorado, como la marca blanca deluxe de algunos supermercados, suponemos que serán caros. Y solemos acertar.

 

El precio justo del desodorante:

A mis alumnos les pido que escriban de forma anónima el precio justo de un desodorante Sánex de “roll-on” de 50 ml. Al primero que expresa una cifra en voz alta, se lo refuerzo con un “¿Creéis que cuesta más o menos que la cantidad que ha dicho el compañero/a?”, Apuntar el precio justo en un papel de forma anónima”. Al recoger los resultados, siempre se aproximan al valor inicial que ha expuesto públicamente el primer compañero. Por ejemplo, en un grupo con 34 alumnos de ciclo superior, el primero dijo “4 Euros” y la media del grupo fueron 4,02 €, mientras que en un grupo con 54 alumnos de primer curso en la universidad, dijeron 1,5 € y la media fueron 1,67 €.

Precio inicial Media del grupo Tamaño del grupo
“Dos y pico” 1,98 € N=32
1,50 € 1,67 € N=54
3 € 2,73 € N= 45
2,5 o 3 € 2,52 N= 22
Entre 3 y 4 3,11 € N= 56
Unos 3 € 2,9 € N = 16
4 € 4,02 € N = 34
1,90 € 2, 10 € N = 28

Tabla 1. Estimación precio de un desodorante.

 

La validación social y el anclaje:

El ejemplo del precio del desodorante lo explica el hecho que cuando nos falta información para tomar una decisión, hacemos caso a lo que hace y dice “la mayoría”, por validación social, tal como explicaba Solomon Asch al plantear la conformidad social. De aquí surgen las modas, o situaciones tan cuotidianas como no entrar en un restaurante que se vea vacío. Una explicación complementaria viene en base a un sesgo mental: el llamado heurístico de anclaje (Kanheman y Tversky, 1979), que explican que al tomar una decisión nos ajustamos al valor inicial que hemos recibido. Por lo tanto, la primera impresión nos marca al tomar una decisión. Si empiezo a leer la carta de un restaurante y el primer producto es muy caro (o barato), esto me influirá al evaluar el resto de la carta, de la misma forma que si en el escaparate muestro los productos más lujosos. Siempre elegimos por comparación y solemos equiparar con lo primero que se nos ofrece, o lo primero que nos viene a la mente. Por ejemplo, si pensamos en el precio de unas nuevas capsulas de café, lo compararemos con Nespresso.

 

La relatividad del valor económico:

Hay momentos en que un valor económico se relativiza enormemente.

  • Consideramos caro un litro de aceite ecológico de oliva virgen a 10 € y no nos cuestionamos el del aceite de motor de coche, que raramente baja de los 10 €.
  • Es un lujo un menú degustación a 70 € en un restaurante con estrella Michelin, el mismo precio que cuesta ver el fútbol, con poca visibilidad.
  • Parece muy cara una pasta de dientes en una farmacia a 6 €, en cambio poco cuestionamos el precio de la mayoría de analgésicos.
  • Encontrar un billete de 5 € en el suelo nos da una alegría tremenda, mientras que si nos suben el sueldo 5 € mensuales, debido al IPC, le damos poca importancia y seguro que no gastaremos de la misma forma los 5 € encontrados, que los 60 € acumulados al cabo del año, con la subida del IPC.

En psicología del consumidor la relatividad del dinero ha sido ampliamente estudiada por autores como Kanheman, Ariely, Simon o Schvartz y todos vienen a demostrar que somos poco conscientes del por qué tomamos ciertas decisiones. Tenemos sesgos como la aversión a la perdida, el anclaje a los valores iniciales, o el echo de elegir por comparación, que nos marcan. Y en lo que parecería que somos más conscientes, que es valorar si un precio es alto, o no, se demuestra que nos es muy difícil saber si un precio es justo, o no, ya que solemos pagar por la publicidad que tiene una marca, más que por su calidad y su compromiso social. En una época en que el consumidor se ha mal acostumbrado a consumir en base a los descuentos, se demuestra todavía más que el precio influye tanto en la decisión de compra, como en la satisfacción que recibimos.

 

Enlace al artículo en Diffusion sport: Diffusion sport

¿Todavía no tienes la #tazaChip del Primark?

Hace 5 días que si no tienes la taza de Chip del Primark, o no has hecho un post con el hashtag #tazachip, no erTaza chip primark artículo noticia
es nadie. Es el nuevo must (¡qué rabia de concepto!) y todxs tenemos que hablar de ello, más si te dedicas a la psicología del consumo.

Podríamos explicar el fenómeno a partir de tópicos, etiquetándolo de “moda pasajera”, o diciendo:  la gente está fatal”, “esto es solo cosa de adolescentes”, “la mili tendrían que haber pasado”, o “la gente está tonta”, pero intentaré profundizar un poco sobre el fenómeno, a partir de 7 puntos clave, un clásico del lenguaje online.

  • No es un fenómeno nuevo:

Este tipo de modas tan intensas ya las hemos vivido, hace años,  en el patio de la escuela, sin necesidad de Internet: el año de las peonzas, el de los “tazos”, el de la “mano loca”, el de las “adidas superstar”, el del “blandiblu”, o el de Pokemon Go. Se trata de comportamientos de uniformidad social. Somos animales gregarios y necesitamos ser aceptados por el grupo, por lo tanto, se crean ciertas normas implícitas, que nos mueven a hacer lo que hace el resto de la gente. La mayoría empuja a la minoría que no sigue con la norma social que se ha creado, en este caso, el hecho de poseer un determinado producto. Este vídeo lo resume perfectamente: https://www.youtube.com/watch?v=CrbBXZgmfmM

  • Adolescencia:

La adolescencia reúne dos aspectos clave para que estos fenómenos se den con más fuerza: búsqueda de identidad, cada vez más a partir del consumo (sino entrar en el Instagram de cualquier adolescente) y la impulsividad. Por esta razón, gran parte de los consumidores de estos productos, son adolescentes.

  • No tener menos que tu cuñado

 

huevos_de_oro

Benito de “huevos de oro” (Bigas Luna, 1993), icono del consumo de estatus.

Hemos pasado de una sociedad de consumo en la que imperaba mostrar el mayor estatus posible, queriendo aparentar “siempre más”, a una sociedad donde impera el “no tener menos que tu vecino, o tu cuñado” (saludos a mis cuñados, a los que les tengo mucho cariño). Esta ha sido la gran “democratización del consumo”.

 

  • Factor escasez

Un factor clave en el comportamiento de compra, es uno que está relacionado con la parte más primitiva de nuestra mente, se trata de un instinto compartido con la mayoría de animales, el instinto de supervivencia. Esto está directamente relacionado con lo de “no querer tener menos que tu vecino”. Cuando percibimos que hay muy poco de algo, lo deseamos. Esta es la estrategia del mercado del lujo, con ediciones limitadas, de la venta online con tiempo limitado, o de compañías como Primark, donde quieren que se perciba que “hoy es nuestra última oportunidad de conseguirlo”. La famosa #Neofilia, no es nada más que esto, sumada a una falsa creencia de que lo nuevo, es siempre mejor.

  • Internet lo magnifica todo

La inmediatez aportada por la red y requerida a los medios, hace que ciertos fenómenos no lleguen a digerirse y que simplemente a partir de un vídeo de youtube de un grupo de jóvenes arrasando con el producto, se generen multitud de noticias sobre el fenómeno, con titulares hablando sobre la “locura” desatada por estas tazas, o destacando como está arrasando en Wallapop. Ojo, que si entráis en Wallapop y contáis los anuncios reales con la taza, al menos esta tarde (jueves 1 de junio), solo había 72 tazas del primark. Curiosamente, se anuncian más “calcetines Nike” en Wallapop, que tazas de Chip, entre otros miles de productos de esta app.

  • Marketing, marketing, marketing…

Evidentemente, esto ha supuesto una gran campaña de marketing. Probablemente, no orquestrada por la compañía, pero que si se gestiona bien, puede suponer un buen incremento de beneficios. Que algunos consumidores estuviesen hablando de la posible fecha de salida del producto, antes de que llegase a tiendas, puede ayudar a la compañía a montar un buen “espectáculo marketiniano”. Esto sumado a un precio especialmente bajo, hace del producto, un buen gancho para comprar mucho más, o al menos, para que se hable de la compañía.

  • La “gente está cada día peor”.

Este es el comentario de mi abuela de 95 años cuando le he explicado la noticia. Un buen resumen.

Cruda entrevista en Playground magazine

Cruda por las reflexiones y su contenido. El post que he creado a partir de esta excelente entrevista, será estilo Playground, expertos en viralizar titulares y expandir contenidos. ¡Se ha compartido más de 20.000 veces! Comparto sus frases destacadas, que sin matizar ni profundizar alguna puede parecer una barbaridad, pero seguro que os apetece leerla entera:

“Si no compras, no amas”

Albert Vinyals Playground

“En los escáneres cerebrales se ve que el pico de placer se da justamente antes de pagar”

Una caja registradora es más determinante que una urna

“Si nuestra felicidad se basa en el consumo, es imposible alcanzarla. Siempre vamos a necesitar más”

“Haber crecido en la sociedad de consumo te hace bilingüe o trilingüe. Además de la lengua materna, hablamos el lenguaje del consumo”

“Si consumimos a quienes contaminan y explotan a sus trabajadores, tendremos un futuro contaminado y con explotación laboral”

Low cost, high trash

Gracias Alba y al equipo, ¡muy buen trabajo! ENLACE A LA ENTREVISTA

 

La paradoja del “san black friday”

Ayer 25 de noviembre, en el Estado Español se consolido el San Blackfriday. Las nuevas generaciones no conocerán los días por el santoral como aún hace mi abuela, sino por el acto comercial asociado: día de la madre, el del padre, singles day, super saturday, día de los enamorados, Sant Jordi y la compra de libros, black friday, giving tuesday, Brown thursday…

Por circunstancias varias ayer tuve mi mayor sobreexposición mediática. Afortunadamente en todos los programas en los que participé, me dejaron hablar libremente sobre cómo tomar conciencia como consumidores y evitar un consumo más impulsivo, pese que después de mi discurso el 70% de los anuncios (los conté mientras esperaba en la radio), incitaban a “aprovechar las ofertas irrepetibles” durante nuestro black friday dilatado en el tiempo, que se convierte en black week para algunos anunciantes. Gràcies a la gent de RAC1 i TV3 que us vau portar molt bé!

Empecé por la batalla de tertulianos, templados por el gran Jordi Basté en “El món a RAC  1“, al  mediodía aparecí en el telenoticies de TV3 hablando del peligro que supone la iAlbert vinyals rac1 psicologia del consumrreflexividad de comprar solo basándonos en el precio y terminar cayendo en compras impulsivas, que podrían derivar en compulsivas. Este corte se estuvo repitiendo durante todo el día por el 3/24 y en el Telenoticies vespre y a las 21 h aparecí en el “No ho sé” de RAC1 (la intervención está a partir del minuto 20).Albert vinyals tv3 psicologia dle consum

En todos estos medios pretendía mantener la coherencia discursiva que se le supone a un “experto en psicología del consumo”. Era curioso el contraste de mi papel moralizador, fomentando el consumo consciente, apareciendo entre cortes y cortes de publicidad que promovían una compra apresurada y hedónica basada en las ofertas a corto plazo, que servirán para ahorrar en navidad. Lo sorprendente es que al hacer el recuento de la publicidad, muy pocos anuncios eran de objetos de regalo navideño, que sería la principal excusa para comprar en black friday. Por ejemplo, continuamente anunciaban unos cambios de neumáticos a mitad de precio, cosa que no sería el regalo navideño que más ilusión nos pueda hacer.

¿Y dónde está la paradoja que anuncio en el título de esta entrada? Pues que después de pasarme el día hablando sobre ser conscientes con las compras, del peligro del “oscurecimiento del gasto” con las compras online, destacando los peligros de esta campaña sobre las pymes… ¡¡Acabé comprando una oferta de black friday, y además, online!! Compré una entrada para el concierto de King Crimson, que supongo que al no llenar aforo, hicieron una “oferta especial black friday” con entradas a mitad de precio. Como todo consumidor, auto-justificamos y buscamos razones a nuestras decisiones de compra que nos convenzan y sean lo más coherentes posibles con nuestros valores y creencias, aunque por ello nos auto-engañemos (teoría de la disonancia cognitiva). Por otro lado, si llevase mi coherencia discursiva al límite de no pedir que me aplicasen el descuento del 50% al precio de la entrada, más que coherente, sería estúpido.

Cierro esta entrada con una micro-crítica del concierto de King Crimson: ¡¡¡brutales!!! 3 horas de concierto, con largas improvisaciones, que se hacían cortas. 7 músicos, tres de ellos 3!! bateristas y que vacilada a parte, llegaban a tener sentido sonoro, además del obvio sentido estético que representa ver la increíble coordinación entre los músicos. Un concierto elegantemente sobrio, en el que no dejaban usar teléfonos móviles (si te veían tirando una foto, te echaban). La razón era que pedían que se disfrutase sólo con la vista y el oído. Yo diría más, se escuchaba con la mente y el corazón y lo encontré una decisión muy acertada. Su compleja música no permite distracción y menos haciendo algo tan absurdo como una mala grabación con un teléfono móvil, que posiblemente nunca más volverá a reproducirse y no nos ha dejado vivir plenamente de lo que tenemos enfrente. Os dejo una buena grabación de esta gira:

 

king crimson 2016 barcelona

 

 

I tú, què censuararies?

Finalment s’ha fet real el que pronosticava en el primer anunci, fet al 2003.  Facebook, va censurar la icònica imatge de 1972, de la nena cremada per Napalm, durant la guerra del Vietnam, sense pensar que més que el seu nu, potser és més ofensiva la guerra, que veiem diàriament.  http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/facebook-censura-foto-nina-del-napalm-por-ser-desnudo-infantil-5370271L

L’anunci que comento (el que aquí adjunto) era per a un concurs del Club de Creativos, on vam participar-hi com a estudiants del màster de Psicocreativitat. La temàtica era “censura publicitària” i després de donar-hi moltes voltes, va sorgir aquesta idea, que va guanyar com a millor peça en categoria junior, el qual em va obrir les portes del món de la publicitat i crec que és la peça a la qual en tinc més estima.

“Niño” CdeC (Vinyals, 2013)